Chorizo ibérico; elaboración y tipos

¿Cuántas veces has merendado un rico bocadillo de chorizo ibérico? Este embutido forma parte de nuestra gastronomía y se han establecido como uno de los alimentos indispensables en nuestra dieta alimenticia.

Chorizo ibérico

La tierra de Guijuelo es cuna de maestros artesanos que elaboran elaboran productos muy selectos. El jamón de bellota, el jamón ibérico, la paleta ibérica, el lomo de bellota, el chorizo o el salchichón ibéricos.

¡Hoy te contamos cómo se elabora un espectacular chorizo ibérico de Guijuelo!

Elaboración del chorizo ibérico

Uno de los embutidos ibéricos más de mandado es el chorizo:

  •  Esta pieza es una combinación armónica entre un buen magro de cerdo y una adecuada proporción de tocino.
  • Su color rojo característico lo otorga el pimentón que junto con el ajo y la sal forma la masa perfecta para embutir en una tripa natural de cerdo, ya sea del intestino delgado o grueso.
  • Los ingredientes bases del chorizo son; el magro, tocino, sal, pimentón y ajo. Pero existen muchas recetas de este producto. Podemos encontrarnos con piezas con hierbas diversas como comino, laurel, tomillo, cebolla, pimiento, y un largo etcétera.

Hay que tener en cuenta que este embutido está ligado a la tradicional matanza que antes se hacía en la mayoría de los pueblos de España y cada región elabora sus piezas de manera artesana y con productos locales, de ahí la amplia variedad de composiciones.

 

chorizo-jamonarea
Chorizo ibérico de Guijuelo. ¡Descúbrelo aquí!

Pero lo que no falla es su olor peculiar y su característico sabor.  El proceso de elaboración es muy sencillo:

  • Se trocean los ingredientes.
  • A continuación se debe mezclar todo bien.
  • Es necesario que macere durante 24 horas
  • En el último paso es embute en tripa.

La parte más larga es el proceso de curación. Los que se hacía antes era atar cada pieza y colgarla en una habitación con una temperatura y humedad media para facilitar el secado. De vez en cuando se debía hacer lumbre cerca (con leña de roble o encina) para que el humo impregnara los chorizos y favoreciera la maduración.

Chorizo de Salamanca

La crianza de los cerdos es la primera piedra angular para la fabricación de un buen chorizo ibérico. Esta raza debe desarrollarse en amplias dehesas donde se alimentan a base de bellotas y piensos selectos.

El chorizo cular ibérico es típico de esta zona y se presenta en tripa gruesa de entre 50 y 60 cm de longitud. Es de un color rojizo intenso y se compone de un 80 % de magro de cerdo ibérico, un 20% de tocino, especias como sal pimentón, orégano y ajo, vino blanco y aceite de oliva. El secado tiene una duración de entre 3 o 4 meses y presenta un alto porcentaje de proteínas, minerales y vitaminas.

El sello “Tierra de Sabor” garantiza que el consumidor recibe excelentes productos agroalimentarios de empresas de Castilla y León como Jamonárea; con más de 120 años de experiencia en la elaboración de jamones y embutidos ibéricos de alta calidad.

Tipos de chorizos

  • Herradura: atado en ambas partes y de una sola pieza (36-50 mm).
  • Ristra: como su nombre indica está dividido en partes por medio de ataduras y dando lugar a muchos chorizos. Tiene un calibre de 36–50cm.
  • Vela: es parecido en forma al cular pero de un calibre más estrecho (30-40 mm) y 40 cm de largo, aproximadamente.
  • Cular: es de un grosor de 38mm, está realizado con jamón ibérico y de forma cilíndrica.

Y según las especies que se usen pueden ser picantes o dulces.

Frito, en rodajas, en dados, a la sidra, cocido, en pincho, de acompañamiento, en bocadillo o de la forma que se te ocurra. El chorizo es una de las delicias que presenta la gastronomía española y un manjar de consumo diario que no debe faltar en ningún lugar.

¿Y tú, como prefieres comerlo?

 

Leave a Comment